miércoles, 26 de octubre de 2011

Redescubriendo spots:Arenales del Sol 20-10-2011


Todo hacía pensar que el jueves de nuevo nos iba a visitar el levante.  

A las 7 de la mañana nada, el mar quieto pero a lo lejos en el horizonte confundiéndose con la poca luz debido a la falta de sol y con las nubes parecía que se apreciaba una pequeña mancha.

Conforme el sol subía esa mancha se iba acercando poco a poca a la costa, hasta que a las 8:15 una racha para 5.7 golpea mi cara, ¡¡ya esta aquí!! Pero hay que ir a trabajar.

Todo el día mensajes, llamadas, incluso fotos… las ganas de ir al agua aumentando exponencialmente, pero a las 17:00 momento de decidir a qué spot ir, malas noticias:

Ha caído el viento.

Con un bajón de tres pares de narices y con una cara de tonto que no se podía aguantar después de haber estado esperando el momento, decido con las orejas gachas irme a casa…

Al llegar, no me lo puedo creer, parece que hay viento. ¿Me estarán haciendo un regalo? Habrá que probar ¿no?

Monto a toda velocidad y al agua.
Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de una sesión de levante en casa.

Viento más flojo en la orilla, la dirección muy de mar, olas rotas y desordenadas y a pesar de lo que pueda parecer, muy, pero que muy divertido y juguetón.

Y es que es genial redescubrir un spot y si encima lo haces cuando ya dabas por perdida la navegada…

 Nos vemos en el agua.
Fotos: Daniel Parres, muchas gracias por las fotos.


miércoles, 19 de octubre de 2011

Cursa del Carrer Nou

Mientras la falta de viento y de olas empieza a hacer mella en nuestra moral y nos ponemos nerviosos al ver la previsión que se acerca con lo que parecen buenas nuevas. Un mail con el título “resumen del fin de semana” y un comentario “para ser el mediterráneo no está mal” transformaron mis ojos en platos y como perro de Pavlov me hizo salivar… no he podido ni querido evitar que esas fotos y esa crónica se quedaran quietas en mi ordenador, aquí van, disfrutarlas:

Llevo 15 días preparándome, medio en serio medio en broma, para una carrera de 10 Km con los amigos de toda la vida. Nos habíamos apuntado a la mítica prueba de Girona que hacíamos cuando éramos pequeños, vaya, cuando las juergas todavía no nos habían pasado factura.

Este sábado tocaba descansar para la carrera del domingo, pero algo extraño pasó….
La línea isobárica, que tenía que pasar de refilón por nuestra costa, no pasó de largo, precisamente.

Me levanto a las 7 de la mañana del sábado, (mi día de descanso),voy directamente a la playa, y no me lo puedo creer…¡¡¡¡¡Han llegado las olas!!!!!
Mando un mensaje común:“olas a Sant Antoni de Calonge”, pero parece que todo el mundo está durmiendo.

A las 9.30 ya he bajado por lo menos 20 olas (es increíble la cantidad de olas que se pueden “pillar” con el Paddel up).
Más tarde aparece mi cuñado con la cámara de fotos cargada de las fotos del último bautizo y me tira unas cuantas. A medida que pasa el día va apareciendo algún surfer y otro“super”, pero parece que ya no bombean las olas con la misma intensidad.

Ya al mediodía me voy agotado a casa para comer algo. Después de la siesta, no me puedo ni levantar para otra sesión de tarde.

A la mañana siguiente (es el día de la prueba) me levanto a las seis y media de la mañana e intento hacer un desayuno continental(pasta, huevos fritos, jamón…) No me entra nada, pero hago lo que puedo, el día promete emociones fuertes.
Voy directamente a la playa, todavía no ha amanecido, me espero en el coche a que entre un poco de luz. Todavía no veo nada pero oigo las olas, las intuyo…

Son las 7:45, me enfundo el traje y voy directamente al agua, el día está más pequeño que la jornada anterior, pero todavía va bombeando olas una tras otra y la serie no está mal….

Son las 9:15 salgo corriendo. Me remojo como puedo en la ducha de la playa. Me cambio en un momento y me dirijo al coche. Todavía me noto salado, y con arena en las bambas.

En media hora estoy en Girona, y mis amigos ya me están esperando. A mí no me hace falta calentar (antes, una pequeña ola ya me ha puesto todo en su sitio)
Básicamente siento un temblor en las piernas totalmente desconocido para mi.

Empieza la carrera, corro como nunca, parece que no noto el cansancio, pero cada vez me siento más agotado. Siento un sudor extraño (medio salado) pero una sensación de felicidad me invade el pensamiento. Llega un momento, que empiezo a sentir desvanecimiento y cada vez me adelantan más corredores, no importa, puedo seguir corriendo.

A los 41:17 minutos llego a la meta, (la clasificación me marca 181 de 1500 participantes), no está mal. Estoy como loco de alegría y siento una emoción especial…Pero creo que antes de la carrera ya había ganado.

¡¡¡Buenas olas!!!

F.


Gracias por hacernos participes de tu fin de semana. Nos vemos en el agua.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Jason Polakow: Mr. Big Waves

Hace unos pocos días que por internet rueda un vídeo y unas fotos de Jason Polakow bajo una mole de agua impresionante. Y es que Jason Polakow lleva una temporada en búsqueda de los más grandes swells del mundo para intentar disfrutar de ellos domándolos y surfeándolos como si estuviera delante de una ola mediometrera, sin miedo ni respeto por las toneladas de agua que tiene enfrente.
De nuevo, os dejo una entrevista traducida por la gente de windsurfjournal, aquí va:
“El último 12 de julio, el australiano Jason Polakow fue el único windsurfista  entre surfistas que se atrevió a domar la famosa ola de Cloudbreak  en Tavarua en el archipiélago de las islas Fidji con ocasión de uno de los más grandes swells en estos 30 últimos años en el Pacífico Sur… Para Windsurfjournal.com, KA-1111 vuelve a esta sesión y estas experiencias únicas durante la cual el australiano también tuvo un ¡buen susto!
Windsurfjournal.com: ¿Cómo se prepara uno para anticipar tales condiciones de oleaje en el otro extremo de la tierra?
Jason Polakow : Desde un montón de años, después de ganar el circuito profesional, estoy interesado en las condiciones en todo el mundo y hoy en día existen muchas herramientas en Internet que pueden anticipar una tormenta o un gran swell. Et puis il ya aussi les contacts, les amis et les connaissances qui vous tiennent régulièrement au courant des bonnes sessions à venir. Y luego están los contactos, amigos y conocidos que mantendrá regularmente informado de las buenas sesiones que vienen.
WJ: ¿Y Cloudbreak, cómo pasó?
 JP: Había respondido primero  a la invitación de Baptiste Gossein para ir a practicar surf en Teahupoo en la isla de la Tahití y luego después de algunos días en el mismo lugar, vi que las cosas se movían del lado de las Fidji con 2 sistemas gruesos que se acercaban al archipiélago después haber pasado por Australia. Un mes antes, me había perdido ya una buena sesión, debido a la importante reunión NeilPryde / JP Australia en Francia y en esta ocasión tenía muchas ganas cogerlo! Así que hice las maletas, que reservé mi billete y me fui a Fidji …
WJ: Lo que sucedió allí, ¿cómo ocurrió?
JP : Una vez allí, me alojé en el hotel de unos amigos, un hotel en la cercana isla de Namotu y al llegar, me conecté a Internet y vi la confirmación de las predicciones El tiempo anunciaba un oleaje de entre 15 y 18 pies al día siguiente y ¡se prolongaba durante 4 días! La misma mañana llegamos al amanecer y ya habían de 10 a 12 pies, condiciones  perfectas, ¡lo que presagiaba un gran día!
WJ: ¿Puedes hacernos el cuento de este día del 12 de julio?  
JP: En mis viajes llevo siempre conmigo tanto mi material de windsurf, como el de surf así como una tabla para el surf tow-in. Como no había viento, primero me fui a hacer surf tow-in y pillé al principio una bella ola que me dio confianza… Estábamos a gusto y solo unos pocos en el agua que cogíamos unas buenas olas y luego comenzó a venir más y más personas incluso nombres importantes del surf como Kelly Slater que, como yo, había venido especialmente para esto. Poco a poco se iba llenando hasta estar totalmente atestado con una treintena de barcos, surfers por todas partes mientras las olas continuaban creciendo. Entonces me convertí en espectador pero también actor ayudando a algunos chicos con problemas con la moto de agua. Hacia las 12 horas, el viento comenzó a subir entre 8 y 12 nudos, apenas más. La preocupación, es que no era side offshore venía más bien un poco tocado de mar, condiciones poco ideales con olas grandes, tan pronto como coges la ola, no hay viento debajo de la ola mientras que el viento ligeramente side off permite siempre tener un poco de potencia. Comprendí rápidamente que sólo la moto de agua me permitiría llegar al line up. Pasado la prensión y el nerviosismo del primer take off sobre el cual había que estar perfectamente colocado, encadené luego varias y bonitas olas…
WJ: Hasta el momento este otoño, ¿has tenido un buen susto? JP :  Sí, remontando, ya  sobre el labio de la ola, la ola cogió la parte posterior de mi botavara. Desequilibrado, yo sabía que iba a ir mal y traté de relajarme antes de separarme del material. Pero al caer, mi cabeza golpeó contra mi aparejo  y mi tabla, no lo sé bien, y me encontraba bajo el agua, completamente desorientado. Volví a la superficie después de unos segundos, vi a un monstruo de 15 pies que volvía a caer. Apenas tuve tiempo para recobrar el aliento y me vi ya en la lavadora. Entonces vi el escenario de pesadilla del año pasado en Jaws. Y luego un tipo que hizo de seguridad con el  jet-ski me sacó de allí, pero empecé a sentir pánico, porque había sangre a mi alrededor. Estaba totalmente tocado, reventado y no podía por mi ojo derecho. Finalmente, fue una brecha por encima de los ojos que estaba sangrando profundamente y después de unos minutos de descanso, decidí volver.
Yo estaba agotado y todavía grogui por mi caída, pero a pesar de todo ya preparaba una nueva vela porque sabía que si no cogía esas olas lo recordaría siempre. Finalmente navegué hasta la puesta del sol.
WJ: ¿Qué retenemos de este tipo de día un poco particular?
 JP: Esta caída, que habría podido acabar mal, literalmente me trascendió, no quería quedarme con una nota negativa y verdaderamente quería regresar allí aunque mis piernas no querían llevarme y flojeaban. Este tipo de día cuando sientes miedo, esto te recuerda también el sentido de la palabra humildad y esto permite comprender mejor al océano y toda su potencia.”


Y un video:

martes, 4 de octubre de 2011

Se va el verano... no todo es malo...


Parece que el verano poco a poco se va esfumando y mientras esto sucede, algunas olas, las más valientes, empiezan tímidamente  a asomarse por nuestras costas haciéndolo con sigilo como si no quisieran ser vistas por la canícula, como asegurándose que ésta se está yendo… Y ahí, en ese momento y en ese lugar estamos nosotros cargados con nuestros juguetes, a saber, bubbles, secrets, choco fins, f2ses etc. Famélicos y deseosos de catar de nuevo  esos alimentos en forma de peraltes y curvas líquidas que durante el estío no han sido más que espejismos creados por nuestra desmesurada desnutrición espumosa.
Después de un parte demasiado halagüeño, el fin de semana parecía que sí que podía hacer justicia a lo esperado, y así el viernes el gran spot funcionó de nuevo, durante poco tiempo, es verdad, pero volvió a mostrar su mejor cara de puro surf con una vela en la mano y olas largas y cristalinas que nos arrancó a todos los que tuvimos el privilegio de disfrutarlo una sonrisa en la cara y varios gritos en el agua.


El sábado la historia se repitió con más consistencia,
pero en esta ocasión y debido a las ganas de disfrutar de la persona que está a tu lado, toco disfrutar del homespot con el ambiente que le rodea de un tiempo a esta parte, gracias a “Las Almas de Wind”. Así ese surf forzado por el side on shore se volvió protagonista para los más de 30 windsurfers que allí nos juntamos.

Gracias a Alicia y a Raúl de Stunts Shop por las fotos de Calblanque (una pena que el viernes llegarais cuando bajaba el viento y la ola) y a Mario por las de Campello.
Por cierto, parece que los hijos vienen con un levante bajo el brazo ¿no Jaime? ¡¡Muchísimas felicidades!!
Nos vemos en el agua.
Se ha producido un error en este gadget.

Quizás te interese...