miércoles, 12 de octubre de 2011

Jason Polakow: Mr. Big Waves

Hace unos pocos días que por internet rueda un vídeo y unas fotos de Jason Polakow bajo una mole de agua impresionante. Y es que Jason Polakow lleva una temporada en búsqueda de los más grandes swells del mundo para intentar disfrutar de ellos domándolos y surfeándolos como si estuviera delante de una ola mediometrera, sin miedo ni respeto por las toneladas de agua que tiene enfrente.
De nuevo, os dejo una entrevista traducida por la gente de windsurfjournal, aquí va:
“El último 12 de julio, el australiano Jason Polakow fue el único windsurfista  entre surfistas que se atrevió a domar la famosa ola de Cloudbreak  en Tavarua en el archipiélago de las islas Fidji con ocasión de uno de los más grandes swells en estos 30 últimos años en el Pacífico Sur… Para Windsurfjournal.com, KA-1111 vuelve a esta sesión y estas experiencias únicas durante la cual el australiano también tuvo un ¡buen susto!
Windsurfjournal.com: ¿Cómo se prepara uno para anticipar tales condiciones de oleaje en el otro extremo de la tierra?
Jason Polakow : Desde un montón de años, después de ganar el circuito profesional, estoy interesado en las condiciones en todo el mundo y hoy en día existen muchas herramientas en Internet que pueden anticipar una tormenta o un gran swell. Et puis il ya aussi les contacts, les amis et les connaissances qui vous tiennent régulièrement au courant des bonnes sessions à venir. Y luego están los contactos, amigos y conocidos que mantendrá regularmente informado de las buenas sesiones que vienen.
WJ: ¿Y Cloudbreak, cómo pasó?
 JP: Había respondido primero  a la invitación de Baptiste Gossein para ir a practicar surf en Teahupoo en la isla de la Tahití y luego después de algunos días en el mismo lugar, vi que las cosas se movían del lado de las Fidji con 2 sistemas gruesos que se acercaban al archipiélago después haber pasado por Australia. Un mes antes, me había perdido ya una buena sesión, debido a la importante reunión NeilPryde / JP Australia en Francia y en esta ocasión tenía muchas ganas cogerlo! Así que hice las maletas, que reservé mi billete y me fui a Fidji …
WJ: Lo que sucedió allí, ¿cómo ocurrió?
JP : Una vez allí, me alojé en el hotel de unos amigos, un hotel en la cercana isla de Namotu y al llegar, me conecté a Internet y vi la confirmación de las predicciones El tiempo anunciaba un oleaje de entre 15 y 18 pies al día siguiente y ¡se prolongaba durante 4 días! La misma mañana llegamos al amanecer y ya habían de 10 a 12 pies, condiciones  perfectas, ¡lo que presagiaba un gran día!
WJ: ¿Puedes hacernos el cuento de este día del 12 de julio?  
JP: En mis viajes llevo siempre conmigo tanto mi material de windsurf, como el de surf así como una tabla para el surf tow-in. Como no había viento, primero me fui a hacer surf tow-in y pillé al principio una bella ola que me dio confianza… Estábamos a gusto y solo unos pocos en el agua que cogíamos unas buenas olas y luego comenzó a venir más y más personas incluso nombres importantes del surf como Kelly Slater que, como yo, había venido especialmente para esto. Poco a poco se iba llenando hasta estar totalmente atestado con una treintena de barcos, surfers por todas partes mientras las olas continuaban creciendo. Entonces me convertí en espectador pero también actor ayudando a algunos chicos con problemas con la moto de agua. Hacia las 12 horas, el viento comenzó a subir entre 8 y 12 nudos, apenas más. La preocupación, es que no era side offshore venía más bien un poco tocado de mar, condiciones poco ideales con olas grandes, tan pronto como coges la ola, no hay viento debajo de la ola mientras que el viento ligeramente side off permite siempre tener un poco de potencia. Comprendí rápidamente que sólo la moto de agua me permitiría llegar al line up. Pasado la prensión y el nerviosismo del primer take off sobre el cual había que estar perfectamente colocado, encadené luego varias y bonitas olas…
WJ: Hasta el momento este otoño, ¿has tenido un buen susto? JP :  Sí, remontando, ya  sobre el labio de la ola, la ola cogió la parte posterior de mi botavara. Desequilibrado, yo sabía que iba a ir mal y traté de relajarme antes de separarme del material. Pero al caer, mi cabeza golpeó contra mi aparejo  y mi tabla, no lo sé bien, y me encontraba bajo el agua, completamente desorientado. Volví a la superficie después de unos segundos, vi a un monstruo de 15 pies que volvía a caer. Apenas tuve tiempo para recobrar el aliento y me vi ya en la lavadora. Entonces vi el escenario de pesadilla del año pasado en Jaws. Y luego un tipo que hizo de seguridad con el  jet-ski me sacó de allí, pero empecé a sentir pánico, porque había sangre a mi alrededor. Estaba totalmente tocado, reventado y no podía por mi ojo derecho. Finalmente, fue una brecha por encima de los ojos que estaba sangrando profundamente y después de unos minutos de descanso, decidí volver.
Yo estaba agotado y todavía grogui por mi caída, pero a pesar de todo ya preparaba una nueva vela porque sabía que si no cogía esas olas lo recordaría siempre. Finalmente navegué hasta la puesta del sol.
WJ: ¿Qué retenemos de este tipo de día un poco particular?
 JP: Esta caída, que habría podido acabar mal, literalmente me trascendió, no quería quedarme con una nota negativa y verdaderamente quería regresar allí aunque mis piernas no querían llevarme y flojeaban. Este tipo de día cuando sientes miedo, esto te recuerda también el sentido de la palabra humildad y esto permite comprender mejor al océano y toda su potencia.”


Y un video:

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Quizás te interese...