miércoles, 8 de agosto de 2012

Marina Alabau: Oro Olímpico, cómo poner al destino en su sitio


A todos los que nos gusta el deporte en general no podemos evitar, pese a las bajezas, bochornos y vergüenzas de nuestros representantes administrativos (que no deportivos),  seguir y disfrutar de un acontecimiento que ocurre cada 4 años, los Juegos Olímpicos. 

Al final el deporte se impone a la indignación y al más puro asco y nos hace disfrutar, alucinar del esfuerzo puesto al límite, de los cuerpos entregándose a ese no sé qué que te da el deporte 

llegándonos a emocionar hasta tal extremo que estamos sentados en el sofá viendo la tele con la lagrima a punto de salir pensando: “joer, ¿cómo me puedo emocionar así?”

Pues bien, para burlarse del destino forzado por los sinvergüenzas del Real Federación Española de Vela y del Comité Olímpico Español y así, volver a poner a éste en su sitio, ayer 7 de agosto de 2012 la gran Marina Alabau consiguió la primera medalla de oro para la delegación española en Londres, 

nada más y nada menos para una clase olímpica que se persigue y se multa en los pantanos de Madrid y que se asfixia hasta hacerlo desaparecer en multitud de playas de nuestras costas. Un deporte que por culpa de la Real Federación Española de Vela desaparecerá de los Juegos Olímpicos, sí, la única medalla de oro conseguida hasta la fecha no podrá ser defendida dentro de 4 años en Brasil.

Una vez más se demuestra que los españoles tenemos representantes y gestores que no nos merecemos.

Marina Alabau ha ganado el oro olímpico en los Juegos de Londres como lo que es, una auténtica campeona:

ha dominado cuando ha tenido que hacerlo, ha controlado cuando no hacía falta arriesgar y ha remontado cuando era necesario.


¡¡Grande Marina!! ¡¡Muchísimas felicidades!! Y gracias por darnos alegrías.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Quizás te interese...